Regulación del silencio administrativo en los procedimientos del FOGASA

En el BOE de fecha 27 de mayo de 2020, se publica el Real Decreto-ley 19/2020, 26 de mayo, por el que se adoptan medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributarias para paliar los efectos del COVID-19.

Entre las normas aprobadas, en su Disposición Final Quinta, se modifica el Estatuto de los Trabajadores (ET), en el sentido de añadir un nuevo apartado 11 al artículo 33 que regula el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

 En concreto se establece una regulación específica sobre el silencio administrativo en los procedimientos de garantía salarial previstos en el citado artículo 33 ET.

Así, se precisa que operará el silencio administrativo positivo, en el caso de que el órgano competente no dictara resolución en el plazo máximo de tres meses contados desde la presentación en forma de la solicitud. Esto es, se concreta la regulación del plazo para resolver del FOGASA que es de tres meses, y, pasado el plazo señalado, el solicitante podrá entender estimada por silencio administrativo la solicitud de reconocimiento de las obligaciones con cargo al FOGASA.

Pero con limitaciones, ya que mediante este nuevo apartado, se establece que en ningún caso podrá obtenerse por silencio el reconocimiento de obligaciones en favor de personas que no puedan ser legalmente beneficiarias o por cuantía superior a la que resulte por aplicación de los límites legalmente previstos.

Esta regulación pretende evitar que, por efectos del silencio administrativo positivo, obtengan esta prestación personas que en ningún caso puedan ser beneficiarias de la misma y, también, que los solicitantes puedan percibir cantidades por encima de los límites máximos previstos en la Ley.

La norma establece lo siguiente:

  • El Fondo procederá a la instrucción de un expediente para la comprobación de la procedencia de los salarios e indemnizaciones reclamados respetando los límites legales.
  • Concluida dicha instrucción, dictará resolución en el plazo máximo de tres meses contados desde la presentación de la solicitud.
  • La notificación al interesado deberá ser cursada dentro del plazo de 10 días a partir de la fecha en que el acto haya sido dictado.
  • Transcurrido dicho plazo sin que haya recaído resolución expresa, el solicitante podrá entender estimada por silencio administrativo la solicitud de reconocimiento de las obligaciones con cargo al Fondo, sin que en ningún caso pueda obtenerse por silencio el reconocimiento de obligaciones en favor de personas que no puedan ser legalmente beneficiarias o por cuantía superior a la que resulte por aplicación de los límites previstos en los apartados anteriores.
  • La resolución expresa posterior al vencimiento del plazo solo podrá dictarse de ser confirmatoria del reconocimiento de la obligación, en favor de personas que puedan ser legalmente beneficiarias y dentro de los límites previstos en los apartados anteriores.
  • En todo caso, a efectos probatorios, se podrá solicitar un certificado acreditativo del silencio producido, en el que se incluirán las obligaciones con cargo al Fondo que, dentro de los límites previstos en los apartados anteriores, deben entenderse reconocidas.
  • Contra dicha resolución podrá interponerse demanda ante el órgano jurisdiccional del orden social competente en el plazo de dos meses contados desde el día siguiente al de la notificación si el acto fuera expreso; si no lo fuera, dicho plazo se contará a partir del día siguiente a aquel en que deba entenderse estimada la solicitud conforme a lo establecido en el apartado anterior por silencio.»

Anticipo de las prestaciones por desempleo

EL BOE de 21 de mayo de 2020, publica tres convenios firmados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) con la asociación bancaria CECA, con la Asociación Española de Banca (AEB) y la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC) para el anticipo de prestaciones por desempleo previamente reconocidas por el SEPE.

El objetivo de estos convenios es mejorar la liquidez de los beneficiarios de las prestaciones o subsidios por desempleo gestionados por el SEPE, cuando por razón del volumen de solicitudes presentadas a causa del COVID-19 y los plazos existentes para el abono de la nómina de prestaciones, sea necesario anticipar la liquidez de las prestaciones de las personas afectadas.

Podrán ser beneficiarios de estos anticipos las personas a las que el SEPE reconozca una prestación o subsidio por desempleo desde el  1 de mayo (inclusive), con efectos económicos entre el  14 de marzo de 2020 y la fecha de fin de vigencia de estos convenios (que tienen una duración prevista inicial de 3 meses prorrogables), a los efectos de que puedan disfrutar del importe de dicha prestación con anterioridad a su fecha de pago efectivo por el SEPE.

El funcionamiento es el siguiente, el SEPE reconoce la prestación o subsidio por desempleo a los beneficiarios, el SEPE se lo comunica a las entidades financieras adheridas a estos convenios, y éstas ofrecen directamente a sus clientes el anticipo para que dispongan del dinero con antelación.

Cada persona beneficiaria solo podrá acceder a este anticipo una sola vez, coincidiendo con el abono de la primera mensualidad de prestación por desempleo o subsidio a la que tuvieran derecho.

En cuanto a las condiciones de los anticipos, los convenios establecen que el tipo de interés aplicable a la operación será o%, que no existirá ningún tipo de comisión u otros gastos por la realización de esta operación, ni tampoco se exige garantía alguna para el cobro del anticipo. 

Estos acuerdos se tramitan en el ámbito de la gestión de la emergencia sanitaria causada por el COVID-19 y tienen como objeto establecer la forma y condiciones en las que se desarrollará la colaboración entre el MTES, el SEPE y las entidades financieras que se adhieran al presente Convenio para la instrumentación de anticipos a favor de las personas que tuvieran una prestación reconocida por el SEPE, a los efectos de que puedan disfrutar del importe de dicha prestación con anterioridad a su fecha de pago efectivo por el SEPE.

¿Cómo comunicar las modificaciones que se realicen sobre los ERTE debidas a la incorporación progresiva a la actividad?

En el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo se establecen las distintas posibilidades en la variación de las condiciones de los ERTE para reactivar la economía de manera progresiva y sostenible para las empresas.

Para comunicar las distintas situaciones modificativas de las medidas iniciales del ERTE, el SEPE ha publicado una guía básica que exponemos a continuación:

¿QUÉ MODIFICACIONES PUEDO COMUNICAR SOBRE EL ERTE COVID-19 DE MI EMPRESA Y CÓMO TENGO QUE COMUNICÁRSELAS AL SEPE?

Se pueden dar las siguientes situaciones que modifiquen las medidas iniciales del ERTE:

1- La empresa incorpora a todos o a algunos trabajadores a la actividad. Se utilizará el modelo de formulario BAJAS ERTE que está en el Espacio C OVID-19 del SEPE, en https:/ / sepe.es/ HomeSepe/ COVID-19/ informacion-empresas.html.

2- La empresa reduce la jornada de todos o algunos de sus trabajadores en suspensión. Enviará por el registro electrónico común (REC) https:/ / rec.redsara.es/ registro/ action/ are/ acceso.do, remitido a la Dirección Provincial del SEPE correspondiente al centro de trabajo.

a) La baja en la prestación de los trabajadores a través del modelo BAJAS ERTE.

b) El alta de la prestación en el impreso de SOLICITUD COLECTIVA, indicando en la casilla% reducción jornada el porcentaje de reducción de jornada a aplicar en adelante.

3- La empresa incorpora a jornada completa a todos o a algunos de sus trabajadores y todos o algunos días de la semana. Se comunicará a través de certific@2 Comunicación de Periodos de Actividad los días trabajados.

4- La empresa incorpora a todos o a algunos de sus trabajadores algunos días de la semana o del mes, alternando días de actividad completa con días de jornada parcial. Se comunicará a través de certific@2 Comunicación de Periodos de Actividad los periodos de actividad para los días calculados sobre las horas trabajadas. Se dividirá el número total de horas trabajadas en el mes entre el número de horas de la jornada diaria del trabajador antes del ERTE, redondeando a días.

Ejemplo 1.- Un trabajador, a tiempo completo antes del ERTE,  trabaja en el mes cinco días con las siguientes  horas: día1º 5 horas, día 2º 3 horas, día 3º 3 horas, día 4º 6horas y día 5º 2 horas. El total de horas son 19; dividido entre 8 horas de jornada diaria a tiempo completo da como resultado 2,3. Se redondea el resultado en 2 días, al quedar el decimal por debajo de 5.Por tanto se comunican 2 días de actividad.

Ejemplo 2.- Un trabajador que estaba a tiempo parcial antes del ERTE, al 70% de la jornada (28 horas semanales repartidas de lunes a jueves), trabaja en el mes 15 días: 6 días a 1’5 horas/d y 9 días a 2 horas/d. El total de horas trabajadas son 27; dividido entre 7 horas de jornada diaria (L-J) da como resultado 3,86. Se redondea el resultado en 4 días, al   quedar el decimal por encima de 5. Se comunican 4 días de actividad para este trabajador.

5- La empresa incorpora a todos o alguno de sus trabajadores todos los días del mes, pero con porcentajes de jornada variables. Se comunicarán a través de certific@2 los periodos de actividad para los días calculados sobre las horas trabajadas, siguiendo los ejemplos anteriores. Se dividirá el número total de horas trabajadas en  el  mes entre el número de horas de la jornada diaria del trabajador antes del ERTE, redondeando.

Por tanto, se podrán comunicar las siguientes situaciones para todos o varios trabajadores de la empresa:

  • NO SERÁ NECESARIO ENVIAR NUEVOS CERTIFICADOS DE EMPRESA A LOS TRABAJADORES SIEMPRE QUE SE TRATE DEL MISMO ERTE.
  • HAY QUE INFORMAR AL SEPE DE LOS CAMBIOS EN LA ACTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES EN EL MES QUE SE PRODUZCAN LAS MODIFICACIONES.
  • ¿QUÉ PASA CON LOS TRABAJADORES QUE NO TIENEN MODIFICACIÓN DE SU MEDIDA? No habrá que comunicar nada si las medidas del ERTE siguen siendo las mismas. La prestación de las personas trabajadoras seguirán abonándose como se venía haciendo y hasta el 30 de junio de 2020.
  • ¿PUEDE ACORDARSE OTRO MEDIO DE COMUNICACIÓN CON LAS DIRECCIONES PROVINCIALES?La Dirección Provincial del SEPE y la empresa podrán acordar otras formas de remisión de datos, siempre que se garantice la seguridad de las comunicaciones y se facilite toda la información necesaria.

DERECHOS DE CONCILIACIÓN DURANTE LA SITUACIÓN DE CRISIS SANITARIA COVID-19

El Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 regula los derechos en materia de conciliación de la vida familiar y laboral para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID-19. En este sentido, se fijan las condiciones en las que los empleados podrán disfrutar tanto de una adaptación de su jornada de trabajo como de una reducción de la misma.

Los trabajadores que acrediten deberes de cuidado respecto de su cónyuge o pareja de hecho, así como de familiares por consanguinidad hasta el segundo grado (Primer grado de consanguinidad: padres e hijos. Segundo grado de consanguinidad: abuelos, hermanos y nietos), tendrán derecho a acceder a la adaptación de su jornada y/o a la reducción de la misma. En concreto, podrán hacer uso de dichos derechos en los siguientes supuestos:

  • Cuando sea necesaria la presencia del empleado para la atención de alguna de las personas antes indicadas que, por razones de edad, enfermedad o discapacidad, necesite de cuidado personal y directo como consecuencia directa del COVID-19.
  • Cuando existan decisiones adoptadas por las autoridades gubernativas relacionadas con el COVID-19 que impliquen el cierre de centros educativos o de cualquier otra naturaleza que dispensaran cuidado o atención a la persona necesitada de los mismos.
  • Cuando la persona que hasta el momento se hubiera encargado del cuidado o asistencia directos del cónyuge o familiar hasta segundo grado del empleado no pudiera seguir haciéndolo por causas justificadas relacionadas con el COVID-19.

Este derecho es individual de cada uno de los cuidadores, debiendo ser justificado, razonable y proporcionado, teniendo en cuenta las necesidades concretas de cuidado que debe dispensar la persona trabajadora, que han de ser acreditada, en relación con las necesidades de organización de la empresa, particularmente en el caso de que sean varios los trabajadores que acceden al derecho en la misma empresa.

Estas medidas se limitan al período excepcional de duración del COVID-19.

¿En qué consisten la adaptación y la reducción de la jornada?

1) La adaptación de la jornada de trabajo es una prerrogativa cuya concreción inicial corresponde al trabajador, tanto en su alcance como en su contenido y se refiere a la distribución del tiempo de trabajo o a cualquier otro aspecto de las condiciones de trabajo, cuya alteración o ajuste permita que la persona pueda dispensar el cuidado a la persona necesitada. El ejercicio de este derecho no comporta una reducción del salario.

El propio RDLey reseña que la empresa y el trabajador deberán hacer lo posible por llegar a un acuerdo.

La adaptación de jornada puede consistir, entre otros, en cambios de turno, alteración del horario, implantación de un horario flexible, de jornada partida o continuada, cambios de centro de trabajo o de funciones, cambio en la forma de prestación del trabajo (incluyendo la prestación de trabajo a distancia), que permitan a los trabajadores poder dispensar la atención y cuidado de las personas que precisan del mismo.

2) Se reconoce el derecho a una reducción de la jornada de trabajo en los supuestos previstos en el art. 37.6 ET (cuidado directo de menor de doce años, o de persona con discapacidad, o cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo), en relación con las tres situaciones consecuencia del COVID-19 descritas al inicio .

La reducción de jornada de trabajo implica la reducción proporcional del salario.

Se exige que la solicitud de la reducción se comunique a la empresa con 24 de horas de antelación a la fecha de efectividad, pudiendo alcanzar hasta un 100% de la jornada si esto resultase necesario.

Respecto a las situaciones de adaptación y reducción de jornada anteriores al 18 de mayo, fecha de entrada en vigor del Real Decreto-ley 8/2020, los trabajadores podrán renunciar temporalmente a ellas o solicitar la modificación de los términos de su disfrute siempre que concurran los supuestos descritos al inicio, debiendo limitarse al período excepcional de la duración de la crisis sanitaria del COVID-19.

Reseñar que los eventuales conflictos que pudiesen derivarse de la solicitud estos derechos y de su aplicación se regularán por lo dispuesto en el artículo 139 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, Reguladora de la Jurisdicción Social. Modalidad procesal que al considerarse derechos de conciliación será de tramitación urgente.

PRÓRROGA DE ERTES DERIVADOS DE COVID-19

En el BOE del 13 de mayo de 2020 se ha publicado el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo.

Se dicta esta disposición con el objetivo de reactivar de una manera progresiva la economía, tras las medidas de confinamiento y contención acordadas en el estado de alarma. Así, tiene el propósito de extender las medidas de flexibilización laboral de suspensión y reducción de actividad, permitiendo el acceso a los trabajadores a las prestaciones económicas que se vieran afectados por ERTE, dispuestas en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo y Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, más allá del esperado fin del estado de alarma.

Medidas relacionadas con los ERTEs por fuerza mayor

(art. 22 Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo).

1. Prórroga de los ERTEs por fuerza mayor.

A partir de la entrada en vigor de este Real Decreto-ley (13 de mayo), se establece una prórroga temporal hasta el 30 de junio de los ERTEs que fueran aprobados por fuerza mayor derivada del COVID-19, en virtud del art. 22 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo.

A estos efectos, se distingue entre fuerza mayor total y fuerza mayor parcial:

– Si la fuerza mayor es total, la prórroga temporal está condicionada a que las causas que motivaron  el ERTE continúen e impidan el reinicio de su actividad, mientras duren las mismas y en ningún caso más allá del 30 de junio de 2020.

– Si la fuerza mayor es parcial podrán mantener el ERTE, aunque recuperen parcialmente su actividad. Estas empresas, deben proceder a reincorporar de forma progresiva a los trabajadores en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

Las empresas y entidades a las que se refiere este artículo deberán comunicar a la autoridad laboral la renuncia total, en su caso, al ERTE autorizado, en el plazo de 15 días desde la fecha de efectos de aquella.

Sin perjuicio de lo anterior, la renuncia por parte de estas empresas a los ERTE o, en su caso, la suspensión o regularización del pago de las prestaciones que deriven de su modificación, se efectuará previa comunicación de estas al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de las variaciones en los datos contenidos en la solicitud colectiva inicial de acceso a la protección por desempleo.

En todo caso, estas empresas y entidades deberán comunicar al SEPE aquellas variaciones que se refieran a la finalización de la aplicación de la medida respecto a la totalidad o a una parte de las personas afectadas, bien en el número de estas o bien en el porcentaje de actividad parcial de su jornada individual, cuando la flexibilización de las medidas de restricción que afectan a la actividad de la empresa permita la reincorporación al trabajo efectivo de aquellas.

2. Exoneración de cuotas empresariales devengadas en mayo y junio. (art. 4).

La Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) exonerará a las empresas afectadas por un ERTE, respecto a las cotizaciones devengadas en los meses de mayo y junio de 2020, del abono de la aportación empresarial prevista en el artículo 273.2 LGSS, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, en las siguientes cuantías:

           2.1- Supuestos de ERTE por fuerza mayor total (art. 4.1).

– Si a 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de 50 trabajadores, o asimilados a los mismos, en situación de alta en la Seguridad Social la exoneración es del 100%.

– Si tuvieran más de 50 trabajadores la exoneración es del 75 %.

           2.2- Supuestos de ERTE por fuerza mayor parcial (art. 4.2).

Estas empresas quedarán exoneradas del abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, en los porcentajes y condiciones que se indican a continuación:

a) Respecto de los trabajadores que reinicien su actividad a partir de la fecha de efectos de la renuncia y de los periodos y porcentajes de jornada trabajados desde ese reinicio, la exención alcanzará el 85 % en mayo y el 70 % en junio, cuando la empresa hubiera tenido menos de 50 trabajadores o asimilados a los mismos en situación de alta en la Seguridad Social a 29 de febrero de 2020.

Si en esa fecha la empresa hubiera tenido 50 o más trabajadores, la exención alcanzará el 60 % en mayo y el 45 % en junio.

b) Respecto de los trabajadores que continúen con sus actividades suspendidas a partir de la fecha de efectos de la renuncia y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, la exención alcanzará el 60 % en mayo y el 45 % en junio, cuando la empresa hubiera tenido menos de 50 trabajadores.

Si la empresa tuviera 50 o más trabajadores, la exención alcanzará el 45 % en mayo y el 30 % en junio. En este caso, la exoneración se aplicará al abono de la aportación empresarial prevista en el artículo 273.2 LGSS, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta.

Las exenciones en la cotización se aplicarán por la TGSS a instancia de la empresa, que deberá comunicar previamente la situación de fuerza mayor total o parcial, así como la identificación de las personas trabajadoras afectadas y periodo de la suspensión o reducción de jornada, mediante una declaración responsable que deberá presentarse, antes de que se solicite el cálculo de la liquidación de cuotas correspondiente, a través del Sistema RED

Las exenciones en la cotización no tendrán efectos para los trabajadores, manteniéndose la consideración del período en que se apliquen como efectivamente cotizado a todos los efectos, sin que resulte de aplicación lo establecido en el artículo 20 de la LGSS.

3. Supuestos excluidos y límites (art. 5).

No podrán acogerse a la posibilidad de prórroga de ERTE por fuerza mayor las empresas y entidades que tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales.

Las sociedades mercantiles u otras personas jurídicas que tuvieran de alta 50 trabajadores o más a fecha de 29 de febrero de 2020, y que se acojan a la prórroga de ERTE por fuerza mayor y que utilicen los recursos públicos destinados a los mismos, no podrán proceder al reparto de dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en que apliquen estos ERTE, excepto si devuelven previamente el importe correspondiente a la exoneración aplicada a las cuotas de seguridad social.

En relación a esto, se establece que no se tendrá en cuenta el ejercicio en el que la sociedad no distribuya dividendos a efectos del ejercicio del derecho de separación de los socios en caso de falta de distribución de dividendos (previsto en el art. 348.bis.1 de la Ley de sociedades de capital).

Procedimientos de suspensión y reducción de jornada (ERTE) por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP) comunicados a partir del desconfinamiento.

El art. 2 del Real Decreto-ley 18/2020 contempla las siguientes situaciones:

1) Los ERTEs vigentes a la fecha de entrada en vigor del presente real decreto-ley (13 de mayo) seguirán siendo aplicables en los términos previstos en la comunicación final de la empresa y hasta el término referido en la misma.

2) Los ERTE que se inicien entre el 13 de mayo y el 30 de junio de 2020, les resultará de aplicación el artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, con las siguientes especialidades: la tramitación de estos expedientes podrá iniciarse mientras esté vigente un ERTE por fuerza mayor y podrá retrotraer los efectos a la fecha en la que finaliza el ERTE por fuerza mayor cuando el debido a causas ETOP se inicie después de finalizado aquél.

Medidas extraordinarias en materia de protección por desempleo de los afectados por ERTE

El art. 3 del RD-Ley 18/2020 prevé la extensión temporal hasta el 30 de junio de las normas extraordinarias previstas en materia de desempleo para los afectados por ERTE por COVID-19 (art. 25, apartados 1 a 5 del RD-Ley 8/2020) y hasta el 31 de diciembre de 2020 para los trabajadores fijos discontinuos y para los que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas (art. 25.6 RD-Ley 8/2020).

Posibilidad de futuras prórrogas

La Disposición Adicional 1ª prevé que a través de un acuerdo del Consejo de Ministros, se pueda establecer una prórroga de los ERTE por fuerza mayor total y parcial en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias que subsistan llegado el 30 de junio de 2020.

Así como, prorrogar las exenciones de cuotas o extenderlas a los ERTE por ETOP, y prorrogar las medidas de protección por desempleo.

Se crea una Comisión de Seguimiento tripartita laboral del proceso de desconfinamiento, con la función principal del seguimiento de las medidas que, en el ámbito laboral, se están adoptando.  (Disp. Adic. 2ª)

Modificación del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

La Disposición Final Primera del presente Real Decreto-Ley modifica la clausula de la salvaguarda del empleo regulada en la disposición adicional 6ª del RD-Ley 8/2020.

– En primer lugar la obligación de mantener el empleo se circunscribe a las empresas con ERTEs por fuerza mayor (artículo 22 RD-Ley 8/2020).

Se concreta la fecha de reanudación de la actividad desde la que se inicia el compromiso de la empresa de mantener el empleo durante seis meses, entendiendo por tal la reincorporación al trabajo efectivo de personas afectadas por el expediente, aun cuando esta sea parcial o solo afecte a parte de la plantilla.

El compromiso de salvaguarda de empleo se entenderá incumplido si se produce el despido o extinción de los contratos de cualquiera de las personas afectadas por dichos expedientes, salvo que se produzcan alguna de estas situaciones:

           – la extinción del contrato de trabajo se deba a despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora, ni por el fin del llamamiento de las personas con contrato fijo-discontinuo, cuando este no suponga un despido sino una interrupción del mismo.

           – en el caso de contratos temporales el compromiso de Mantenimiento del empleo no se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye su objeto o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

Este compromiso del mantenimiento del empleo se valorará en atención a las características específicas de los distintos sectores y la normativa laboral aplicable, teniendo en cuenta, en particular, las especificidades de aquellas empresas que presentan una alta variabilidad o estacionalidad del empleo.

El compromiso de mantenimiento del empleo no resultará de aplicación en aquellas empresas en las que concurra un riesgo de concurso de acreedores en los términos del artículo 5.2 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

Las consecuencias derivadas del incumplimiento de este compromiso para las empresas es que  deberán reintegrar la totalidad del importe de las cotizaciones de cuyo pago resultaron exoneradas, con el recargo y los intereses de demora correspondientes, según lo establecido en las normas recaudatorias en materia de Seguridad Social, previas actuaciones al efecto de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que acredite el incumplimiento y determine las cantidades a reintegrar.

Modificación del Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, por el que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados del COVID-19

(Disp. Final 2ª).

Se modifica la disposición final tercera del Real Decreto-Ley 9/2020, de 27 de marzo, con el fin de extender hasta el 30 de junio de 2020 la vigencia de su artículo 2 (la fuerza mayor y las causas ETOP en las que se amparan los ERTEs derivados del COVID-19 no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido) y su artículo 5 (la suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, por los ERTEs de fuerza mayor o causas ETOP interrumpe el cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, respecto de las personas trabajadoras afectadas por estas.

Procedimiento especial y urgente en el ámbito del Derecho de Familia

El Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia, fija la creación un procedimientos especial y sumario para la resolución de cuestiones relativas al derecho de familia directamente derivadas de la crisis del COVID-19, como son (entre otras) aquellas cuestiones sobre el régimen de custodia y visitas de menores o el pago de pensiones alimenticias.

En primer término,  uno de los problemas a la hora de afrontar el régimen de visitas establecido con los menores y los progenitores -ya fuera la custodia monoparental o compartida- han sido las restricciones establecidas por el Gobierno a la hora de realizar desplazamientos durante el confinamiento, que  ha dado lugar a que muchos progenitores hayan visto alterada su relación con sus hijos, bien por ver reducida de forma desequilibrada sus estancias con ellos o incluso en el supuesto de restricción voluntaria realizado para evitar contagiar a los menores por haber tenido que continuar trabajando de forma presencial, piénsese en el caso del personal sanitario o en los trabajadores de supermercados, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, empleados de industrias esenciales, etcétera.

Así mismo, unido a las restricciones para poder mantener el régimen de visitas, no menos importante es la trascendencia de los cientos de miles de despidos o de ERTE a los que se han visto sometidos muchos trabajadores o la absoluta ausencia de ingresos de empresarios y autónomos, muchos de los cuales van a continuar padeciendo la negativa situación económica, sin que se reduzcan en igual proporción las cargas familiares.

Por ello, mediante este procedimiento especial se sustanciarán las siguientes demandas:

  1. Recuperación del tiempo que no se ha podido disfrutar con el hijo común.
  2. Modificación de medidas definitivas sobre cargas del matrimonio, pensiones compensatorias y/o alimenticias.
  3. Establecer o modificar la obligación de prestar alimentos entre parientes.

Quedan fuera de este procedimiento sumario todos los procedimientos relativos al cambio de custodia por circunstancias sobrevenidas por la pandemia del coronavirus y sus previsibles consecuencias económicas, como ocurrirá con los trabajadores que experimenten un cambio en su jornada o lugar de trabajo como consecuencia de la implantación del teletrabajo o por la reestructuración de empresas ó modificación de fechas de vacaciones.

Así mismo,  quedan fuera del ámbito de aplicación los procedimientos ejecutivos por incumplimientos derivados de la actual coyuntura económica (como deudas de alimentos o pensión compensatoria), fijando un procedimiento sumario para los progenitores que, afectados por la situación generada por el coronavirus, no reciban los pagos a los que un Juzgado o Tribunal ha condenado al otro padre o a la otra madre.

Para concluir, manifestar que estamos ante una norma que deberá ser convalidada en el Congreso de los Diputados en el plazo máximo de 30 días, corriendo el riesgo de que una derogación de la norma incremente de forma notable el caos judicial existente.

¿Cómo puedo solicitar el Subsidio Extraordinario para Empleadas del Hogar?

Se ha publicado en el BOE de 4 de mayo de 2020, la Resolución de 30 de abril de 2020, del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), por la que se desarrolla el procedimiento para la tramitación de solicitudes del subsidio extraordinario por falta de actividad para las personas integradas en el Sistema Especial para Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social regulado en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.

 

Beneficiarios del subsidio extraordinario

Las personas que estuvieran  trabajando como empleadas del hogar y de alta en el Sistema Especial para Empleados del Hogar de la Seguridad Social, antes del 14 de marzo, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma y que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

a) Hayan dejado de prestar servicios, total o parcialmente, con carácter temporal, a fin de reducir el riesgo de contagio, por causas ajenas a su voluntad, en uno o varios domicilios con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19.

Esto es,  que el empleador le redujera el número de horas de su jornada total o parcialmente por el COVID.

b) Se haya extinguido su contrato de trabajo por causas ajenas a la voluntad de la persona trabajadora y esta extinción se deba a la crisis sanitaria del COVID-19.

Sea por despido, desistimiento, por muerte o cualquier otra causa de fuerza mayor imputable al empleador y se deba al Covid-19

Los hechos causantes, antes relacionados, deberán haberse producido con posterioridad al día 14 de marzo, fecha de entrada en vigor de Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma.

Período de presentación

A partir del día 5 de mayo hasta un mes después del día en que finalice la vigencia del estado de alarma.

Solicitud

El subsidio extraordinario deberá solicitarse mediante la cumplimentación y presentación del formulario disponible en la sede electrónica del SEPE.

 Accede al formulario desde aquí

Además, según la situación en la que se encuentre la persona trabajadora, a la solicitud se acompañará  la documentación siguiente:

a) En el caso de que se haya dejado de prestar servicios con carácter temporal, total o parcialmente, y por tanto se mantenga de alta en el Sistema Especial para Empleados de Hogar:

Se presentará una declaración responsable suscrita por el empleador, por la que acredita y declara que la persona trabajadora ha dejado de prestar servicios, total o parcialmente, con carácter temporal, a fin de reducir el riesgo de contagio, por causas ajenas a su voluntad, en el domicilio del empleador con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19.

En el caso de que haya varios empleadores se deberá presentar una declaración por cada uno de los trabajos suspendidos total o parcialmente.

La declaración responsable del empleador se realizará en el modelo disponible en la sede electrónica del SEPE.

b) En el supuesto de extinción del contrato de trabajo, deberá aportarse junto a la solicitud;

– bien la carta de despido,

– bien la comunicación del desistimiento de la persona empleadora

– o bien la documentación acreditativa de la baja en el Sistema Especial para Empleados del Hogar de la Seguridad Social.

En caso de que en el momento del hecho causante se mantengan otra u otras relaciones laborales, deberá aportarse declaración responsable suscrita por el empleador o empleadores haciendo constar las retribuciones netas percibidas. Así mismo, si en el momento del hecho causante la persona solicitante estuviera realizando una actividad por cuenta propia deberá aportar la documentación que acredite los ingresos derivados de aquella o hacerlo constar en una declaración responsable.

Comunicación de datos

El beneficiario del subsidio extraordinario deberá comunicar cualquier variación que se produzca en su situación laboral o en sus retribuciones a partir de la presentación de la solicitud y durante la percepción del subsidio extraordinario, en el mismo momento en que se produzca la variación y como máximo en el plazo de 3 días naturales.

Duración del Subsidio extraordinario

Desde la fecha en que debido a la crisis del Covid-19, se reduzca de forma total o parcial la actividad, o a partir del día en que se extinga la  relación laboral, y hasta la fecha en que el trabajador se reincorpore a su trabajo con la jornada habitual  o como máximo hasta un mes después del fin de la vigencia del estado de alarma. Siempre que durante todo el periodo se mantengan los requisitos exigidos para ser beneficiario (que el importe del subsidio sumado a los ingresos derivados del resto de actividades compatibles no sea superior al Salario Mínimo Interprofesional – SMI).

Cuantía del subsidio

La cuantía del subsidio extraordinario por falta de actividad será el resultado de aplicar a la base reguladora correspondiente a la actividad que se hubiera dejado de desempeñar el porcentaje del 70%. Siendo la base reguladora la correspondiente al mes anterior al hecho causante dividida entre 30.

Para el cálculo de la cuantía del subsidio de tendrá en cuenta si la perdida de actividad es parcial y si fueran varios los trabajos desempeñados.

La cuantía del subsidio no podrá ser superior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias (950€).

Incompatibilidad con el subsidio extraordinario

Son causas de incompatibilidad del subsidio extraordinario por falta de actividad:

  1. Ser beneficiario del subsidio por incapacidad temporal.
  2. Haber disfrutado del permiso retribuido recuperable regulado en el Real Decreto-Ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19.
  3. La realización de actividades por cuenta propia o por cuenta ajena iniciadas con posterioridad a la solicitud del subsidio extraordinario por falta de actividad cuando la suma de los ingresos derivados del subsidio y el resto de las actividades sea superior al Salario Mínimo Interprofesional.

Pago

Se percibirá por periodos mensuales desde la fecha del nacimiento del derecho, hasta que subsistan los hechos que determinaron su concesión o el final de su duración.

Se abonará el día 10 de cada mes en la entidad bancaria facilitada en la solicitud al SEPE.

Si se hubiera percibido indebidamente vendrán obligados a reintegrar su importe.

Resolución

En el plazo máximo de 3 meses, el SEPE emitirá resolución notificando el reconocimiento o denegación del derecho al subsidio.

Ausencia de cotización durante la percepción del subsidio

El SEPE no efectuará la cotización a la Seguridad Social durante la percepción del subsidio extraordinario al no estar expresamente previsto en el Real Decreto-ley 11/2020.


Procedimiento de solicitud de Subsidio de desempleo excepcional por fin de contrato temporal.

Período de presentación

Desde el 5 de mayo de 2020 hasta el día en que se cumpla un mes desde la fecha en que finalice la vigencia de la declaración de estado de alarma, se podrá solicitar el subsidio de desempleo excepcional por fin de contrato temporal.

Beneficiarios

Podrán beneficiarse de este subsidio las personas trabajadoras a las que se les hubiera extinguido un contrato de duración determinada (incluidos los contratos de interinidad, formativos y de relevo) de, al menos, dos meses de duración, siempre que se haya producido con posterioridad al 14 de marzo de 2020, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma.

Los requisitos que debe reunir el trabajador son los siguientes:

  • Encontrarse inscrito como demandante de empleo en los servicios públicos de empleo y suscribir el compromiso de actividad. Durante la vigencia del estado de alarma, la inscripción como demandante de empleo se realizará de oficio por el servicio público de empleo competente, a instancia del SEPE.
  • No contar con la cotización necesaria para acceder a otra prestación o subsidio por desempleo.
  • Haber cesado de forma involuntaria, a partir del 15 de marzo de 2020, en un contrato por cuenta ajena de duración determinada durante el cual existiera la obligación de cotizar por desempleo y cuya vigencia haya sido igual o superior a dos meses.
  • Carecer de rentas, de cualquier naturaleza, superiores al 75 % del salario mínimo interprofesional, excluida la parte proporcional de dos pagas extraordinarias. (950 € x 75% = 712,50 €).
  • No ser perceptora de cualquier renta mínima, renta de inclusión, salario social o ayudas análogas concedidas por cualquier Administración Pública.
  • No estar trabajando por cuenta propia o ajena a jornada completa en la fecha de la extinción del contrato ni en la fecha del nacimiento del subsidio excepcional.

Nacimiento del derecho

El derecho al subsidio excepcional nacerá a partir del día siguiente a aquel en que se haya extinguido el contrato de trabajo de duración determinada. En caso de que el periodo que corresponde a la vacaciones anuales retribuidas no haya sido disfrutado con anterioridad a la finalización de la relación laboral, el nacimiento del derecho se producirá una vez transcurrido dicho periodo.

Duración del subsidio excepcional

La duración será de un mes, ampliable si así se determina por Real Decreto-Ley y no podrá percibirse en más de una ocasión.

Cuantía

El subsidio excepcional consistirá en un ayuda mensual del 80 por ciento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) vigente (537,84 x 80% = 430,27), con independencia de que el contrato de duración determinada previamente extinguido haya sido de jornada completa o a tiempo parcial.

Pago

Se realizará por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) a partir del mes siguiente al de la solicitud.

Consumo de las cotizaciones para una futura prestación

El SEPE en su página web informa que: las cotizaciones acreditadas por la persona trabajadora correspondientes al trabajo de duración determinada extinguido y las anteriores, si las hubiera, se considerarán utilizadas para el reconocimiento del subsidio excepcional, y por tanto, no podrán tenerse en cuenta, en su caso, para el reconocimiento de una futura prestación.

Solicitud

La persona trabajadora cumplimentará el formulario de presolicitud de prestación individual disponible en la sede electrónica del SEPE, y lo enviará a la entidad gestora a través de la misma sede.


Condiciones para la apertura al público de establecimientos y locales comerciales minoristas y de prestación de servicios asimilados el día 4 de mayo de 2020

Fase 0 desescalada

En el BOE de fecha 3 de mayo se ha publicado la Orden SND/388/2020, de 3 de mayo, por la que se establecen las condiciones para la apertura al público de determinados comercios y servicios, y la apertura de archivos, así como para la práctica del deporte profesional y federado. Entra en vigor el día 4 de mayo.

Mediante esta norma se adoptan, durante la fase 0 de la desescalada, diferentes medidas destinadas a flexibilizar determinadas restricciones establecidas tras la declaración del estado de alarma, que reactiven la actividad comercial y de determinadas actividades de servicios profesionales que requieren la apertura al público de establecimientos o locales, cuya actividad se encuentra suspendida tales como peluquerías y centros de estética, servicios de arreglos y reparaciones, y similares. Para ello se deberá garantizar el cumplimiento de una serie de condiciones que permitirán compatibilizar la reapertura al público con las medidas higiénicas adecuadas para la protección de la salud y la seguridad de los ciudadanos y de los trabajadores, evitando así un repunte de la enfermedad.

Así, podrá procederse a la reapertura al público de todos los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales cuya actividad se hubiera suspendido tras la declaración del estado de alarma, a excepción de aquellos que tengan una superficie de más de 400 metros cuadrados, así como de aquellos que tengan carácter de centro comercial o de parque comercial, o que se encuentren dentro de los mismos sin acceso directo e independiente desde el exterior, siempre que cumplan los requisitos siguientes:

 a) Se establezca un sistema de cita previa que garantice la permanencia en el interior del establecimiento en un mismo momento de un único cliente por cada trabajador. No se pueden habilitar zonas de espera en el interior del local.

b) Se garantice la atención individualizada al cliente con la debida separación física o, en el caso de que esto no sea posible, mediante la instalación de mostradores o mamparas.

c) Se establezca un horario de atención preferente para mayores de 65 años, que deberá hacerse coincidir con las franjas horarias para la realización de paseos y actividad física de este colectivo.

Se podrá establecer, en su caso, sistemas de recogida en el local de los productos adquiridos, siempre que se garanticen una recogida escalonada que evite aglomeraciones en el interior del local o su acceso.

Los establecimientos y locales con apertura al público deberán aplicar las medidas de higiene siguientes:

  • Se habrá de realizar, al menos dos veces al día, una limpieza y desinfección de las instalaciones con especial atención a las superficies de contacto más frecuentes. Una de las limpiezas se realizará al finalizar el día obligatoriamente.
  • Asimismo, se deberá realizar una limpieza y desinfección de los puestos de trabajo en cada cambio de turno, con especial atención a aquellos elementos utilizados por más de un trabajador.
  • Las medidas de limpieza también se extenderán a  las zonas privadas de los trabajadores.
  • Debiendo proceder al lavado y desinfección diaria de los uniformes y ropa de trabajo.
  • No se podrán utilizar los aseos de los establecimientos comerciales por parte de los clientes, salvo en caso estrictamente necesario.
  • Se habrá de garantizar una ventilación adecuada del establecimiento.
  • Los locales deberán de disponer de papeleras, a ser posible con tapa y pedal.

Se establecen medidas de prevención de riesgos para el personal que preste servicios en los establecimientos y locales que abran al público:

  • No podrán incorporarse a sus puestos de trabajo en los establecimientos comerciales los siguientes trabajadores:
  • a) Trabajadores que en el momento de la reapertura del establecimiento estén en aislamiento domiciliario por tener diagnóstico de COVID-19 o tengan alguno de los síntomas compatibles con el COVID-19. b) Trabajadores que, no teniendo síntomas, se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto con alguna persona con síntomas o diagnosticada de COVID-19.
  • Se deberá cumplir, en todo caso, con las obligaciones de prevención de riesgos establecidas en la legislación vigente, tanto con carácter general como de manera específica para prevenir el contagio del COVID19.
    • En este sentido, todos los trabajadores deben contar con equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo y de que tengan permanentemente a su disposición, en el lugar de trabajo, geles hidroalcohólicos para la limpieza de manos, o cuando esto no sea posible, agua y jabón.
    • El uso de mascarillas será obligatorio cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad interpersonal de aproximadamente dos metros entre el trabajador y el cliente o entre los propios trabajadores.
    • Todo el personal deberá estar formado e informado sobre el correcto uso de los citados equipos de protección. Lo anterior será también aplicable todos los trabajadores de terceras empresas que presten servicios en el local o establecimiento, ya sea con carácter habitual o de forma puntual.
  • El fichaje con huella dactilar será sustituido por cualquier otro sistema de control horario que garantice las medidas higiénicas adecuadas para protección de la salud de los trabajadores, o bien se deberá desinfectar el dispositivo de fichaje antes y después de cada uso, advirtiendo a los trabajadores de esta medida.
  •  La disposición de los puestos de trabajo, la organización de los turnos y el resto de condiciones de trabajo presentes en el centro se modificarán, en la medida necesaria, para garantizar la posibilidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal mínima de dos metros entre los trabajadores, siendo esto responsabilidad del titular de la actividad económica o de la persona en quien este delegue.
  • La distancia entre vendedor o proveedor de servicios y cliente durante todo el proceso de atención al cliente será de al menos un metro cuando se cuente con elementos de protección o barreras, o de aproximadamente dos metros sin estos elementos.
  • En el caso de servicios que no permitan el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal, como pueden ser las peluquerías, centros de estética o fisioterapia, se deberá utilizar el equipo de protección individual oportuno que asegure la protección tanto del trabajador como del cliente, debiendo asegurar en todo caso el mantenimiento de la distancia de dos metros entre un cliente y otro.
  • Las medidas de distancia previstas en esta orden deberán cumplirse, en su caso, en los vestuarios, taquillas y aseos de los trabajadores, así como en las áreas de descanso, comedores, cocinas y cualquier otra zona de uso común.
  • En el caso de que un trabajador empezara a tener síntomas compatibles con la enfermedad, se contactará de inmediato con el teléfono habilitado para ello por la comunidad autónoma o centro de salud correspondiente. Debiendo el trabajador abandonar su puesto de trabajo hasta que su situación médica sea valorada por un profesional sanitario.

En cuanto a las medidas de protección e higiene aplicables a los clientes, en el interior de establecimientos y locales, se determina que:

1. El tiempo de permanencia en los establecimientos y locales será el estrictamente necesario para que los clientes puedan realizar sus compras o recibir la prestación del servicio.

2. En los establecimientos en los que sea posible la atención personalizada de más de un cliente al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización.

En todo caso, la atención a los clientes no podrá realizarse de manera simultánea por el mismo trabajador.

3. Los establecimientos y locales deberán poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad virucida, en la entrada del local, y deberán estar siempre en condiciones de uso.

4. En los establecimientos que cuenten con zonas de autoservicio, deberá prestar el servicio un trabajador del establecimiento, con el fin de evitar la manipulación directa por parte de los clientes de los productos.

5. No se podrá poner a disposición de los clientes productos de prueba.

6. En los establecimientos del sector comercial textil, y de arreglos de ropa y similares, los probadores deberán utilizarse por una única persona y después de su uso se limpiarán y desinfectarán.

En caso de que un cliente se pruebe una prenda que posteriormente no adquiera, el titular del establecimiento implementará medidas para que la prenda sea higienizada antes de que sea facilitada a otros clientes.

Enlace BOE

Condiciones en las que deben desarrollarse las actividades de Hostelería y Restauración a partir del día 4 de mayo de 2020

Fase 0 desescalada

En el BOE de fecha 3 de mayo se ha publicado la Orden SND/388/2020, de 3 de mayo, por la que se establecen las condiciones para la apertura al público de determinados comercios y servicios, y la apertura de archivos, así como para la práctica del deporte profesional y federado.

Mediante esta norma se adoptan diferentes medidas destinadas a flexibilizar determinadas restricciones establecidas tras la declaración del estado de alarma; en el ámbito de la hostelería y restauración, se dispone que las actividades podrán realizarse, además de mediante el servicio de entrega a domicilio ya permitido, mediante la posibilidad de recogida por el cliente en el establecimiento, siempre que se respeten determinadas medidas de higiene, prevención y aforo.

Los establecimientos solo podrán permanecer abiertos al público durante el horario de recogida de pedidos. Estando prohibido el consumo en el interior del establecimiento.

Para el servicio de recogida en el establecimiento, el cliente deberá realizar el pedido por teléfono u on line y el establecimiento fijará un horario de recogida del mismo, evitando aglomeraciones en las inmediaciones del establecimiento. El establecimiento deberá contar con un espacio habilitado y señalizado para la recogida de los pedidos donde se realizará el intercambio y pago. En todo caso, deberá garantizarse la debida separación física o, cuando esto no sea posible, con la instalación de mostradores o mamparas.

Si existen puntos de solicitud y recogida de pedidos para vehículos, el cliente podrá realizar los pedidos desde su vehículo en el propio establecimiento y proceder a su posterior recogida.

Medidas de prevención de riesgos para el personal que preste servicios de los establecimientos de hostelería y restauración:

1. No podrán incorporarse a sus puestos de trabajo en los establecimientos comerciales los siguientes trabajadores:

a) Trabajadores que en el momento de la reapertura del establecimiento comercial estén en aislamiento domiciliario por tener diagnóstico de COVID-19 o tengan alguno de los síntomas compatibles con el COVID-19.

b) Trabajadores que, no teniendo síntomas, se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto con alguna persona con síntomas o diagnosticada de COVID-19.

2. Deberá cumplirse, en todo caso, con las obligaciones de prevención de riesgos establecidas en la legislación con carácter general y de manera específica para prevenir el contagio del COVID19. En este sentido, todos los trabajadores habrán de contar con equipos de protección individual adecuados al nivel de riesgo, compuestos al menos por mascarillas, y tendrán permanentemente a su disposición en el lugar de trabajo geles hidroalcohólicos con actividad virucida y/o jabones para la limpieza de manos.

Medidas en materia de higiene para los clientes y aforo para los establecimientos de hostelería y restauración.

El establecimiento deberá contar con:

a) A la entrada: geles hidroalcohólicos con actividad virucida.

b) A la salida del establecimiento: papeleras con tapa de accionamiento no manual, dotadas con una bolsa de basura.

El tiempo de permanencia en los establecimientos en los que se lleve a cabo la recogida de pedidos será el estrictamente necesario para que los clientes puedan realizar la recogida de los mismos.

En los establecimientos en los que sea posible la atención personalizada de más de un cliente al mismo tiempo deberá señalarse de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con marcas en el suelo, o mediante el uso de balizas, cartelería y señalización. En todo caso, la atención a los clientes no podrá realizarse de manera simultánea a varios clientes por el mismo trabajador.

En caso de que no pueda atenderse individualmente a más de un cliente al mismo tiempo en las condiciones anteriores, el acceso al establecimiento se realizará de manera individual, no permitiéndose la permanencia en el mismo de más de un cliente, salvo aquellos casos en los que se trate de un adulto acompañado por una persona con discapacidad, menor o mayor.

Enlace BOE